Tener una vida saludable sin morir en el intento


 

 Comienza el año y lo primero que pensamos es en cumplir todos esos propósitos que nos hemos puesto. Entre esos, siempre está tener una vida saludable, es decir, bajar de peso, dejar de comer comida chatarra, entre otras cosas.
 Las primeras semanas comienzan y nos va muy bien; vamos todos los días al gimnasio (o hacemos ejercicio en casa), comenzamos una buena dieta y pensamos que lo vamos a lograr. Las semanas pasan y de pronto, comenzamos a pensar que por un día que no hagamos ejercicio no pasa nada o, por el contrario, que por comer comida chatarra no nos vamos a engordar. 

Entonces, cómo se puede lograr ese propósito de año nuevo sin morir en el intento?

 
Una vez un entrenador me preguntó cuando recién llegué a un gimnasio, cuál era mi motivación para comenzar a hacer ejercicio; y yo le contesté que quería tener un buen cuerpo, deshacerme de los gorditos y todas esas cosas que las mujeres buscamos en principio. Se quedó callado y no me dijo nada. Al día siguiente me preguntó lo mismo, le respondí, un poco molesta, lo mismo que le había dicho el día anterior y le pregunté por qué me estaba haciendo la misma pregunta. Su respuesta me dejó pensando hasta el día de hoy, es algo que no he olvidado. “Si tu motivación es solamente verte mejor, tal vez vengas un mes y después ya no quieras volver a hacer ejercicio; pero si tu motivación es tu salud, vas a hacer del ejercicio un estilo de vida, porque tienes que entender que tu salud siempre es primero, y el ejercicio es eso. Salud.”

Por qué les cuento esto? Muy simple. Si ustedes se propusieron bajar de peso y comer mejor están en el camino correcto pero tienen que pensar de la forma indicada. No es solo cómo te veas por fuera, es realmente cómo estás por dentro. El primer paso es pensar en tener una vida saludable y después viene todo lo demás. Es difícil, para mí siempre lo ha sido. Soy fanática de los dulces y créanme levantarme a las 6 de la mañana para ir al gimnasio no es algo que me quita el sueño. Sin embargo, sé que sin salud no tenemos nada. 

Hacer ejercicio no es nada del otro mundo, no es necesario que corras al primer gimnasio y te gastes toda la plata en eso. Comienza por cosas pequeñas, una caminata de 30 minutos o unos ejercicios en tu casa; bájate una rutina de piernas, abdominales y brazos, muchas de estas incluyen ejercicios que puedes hacer en la comodidad de tu casa y no necesitas ninguna clase de equipo porque trabajan con el peso de tu propio cuerpo. También existen las cuentas Fit en redes sociales, en especial en Instagram donde puedes encontrar diferentes ejercicios que puedes hacer en tu casa, mis favoritas son: @homesquat, @abguide, o una de mis favoritas @saschafitness.

Por el otro lado está la comida. Compra comida de verdad, con esto quiero decir verduras, frutas, cereales, carnes. Cuando usas condimentos, estos tienen una cantidad de químicos e ingredientes que realmente no puedes ni pronunciar. 

Toma mucha agua. Cómprate una botella que puedas estar rellenando todo el tiempo. Esto te va a ayudar a tomar el agua que necesitas, es mucho mejor que levantarte a buscar un vaso a cada rato. 

Y por último, se feliz, el ejercicio genera endocrinas que te hacen sentirte mejor contigo misma, te da más energía y te hace feliz. 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s