¿Sabes de dónde vienen tus flores?


Hace un par de meses Emilio, mi esposo, me regaló las flores más lindas. No eran rosas (como es lo típico) eran flores que no había estado acostumbrada a ver, conforme fueron pasando los días estas se pusieron más lindas y duraron alrededor de 3 semanas; siempre estuve acostumbrada a comprar flores y que se mueran en menos de una, por lo que realmente quedé encantada.

Poco tiempo después conocí y conversé con una persona que trabaja para la florícola que hace los bouquets, Florsani, en seguida me dije a mi misma que sería increíble poder conocer de dónde vienen estas flores.

Tuve la oportunidad de ir a Florsani, ubicada en Malchinguí. Es irónico, pero Malchinguí en Quichua significa tierra árida, sin embargo, en este lugar se cosechan hermosas flores de exportación. Apenas llegué me di cuenta de lo unidos que tratan de ser todos en la empresa. Son 1000 empleados, pero se saludan con respeto y están listos para recibirte con una sonrisa en la cara.

Todo esto lo entendí mejor cuando me hablaron de la filosofía de la empresa. Cultivarse, cultivar, crecer y compartir son los cuatro pétalos que representan los pilares de Florsani. Al cultivarse trabajan en lo que les hace crecer; al cultivar siembran ideas y experiencias que buscan el crecimiento; al crecer aprenden y desaprenden de vivencias que tienen en su día a día; y al compartir cosechan todo lo vivido durante los primeros procesos.

Pero, ¿Por qué Florsani decidió implementar esta filosofía? En el 2011 Florsani entró en una crisis. Esto pasó cuando los jefes tenían una visión de la empresa muy diferente a la de ahora, ellos daban más importancia a la rentabilidad que al bienestar general. Es así como aprendieron de sus errores y nació la coherencia.

Cuando pienso en la frase “tener coherencia” se me vienen muchas cosas a la mente. Ser coherente es mantener una conducta que siga una sola filosofía y principios. La verdad es que todos deberíamos ser así, ya que con este valor podemos cumplir nuestros deberes con mayor positivismo. Puede ser que la palabra coherente sólo nos haga pensar en cómo debemos interactuar como individuos, sin embargo, esto va más allá. Tiene que involucrar toda tu vida, tu familia y tu trabajo.

En Florsani trabajan para tener personas con valores. Ellos saben de la importancia del respeto, buscan empoderar a las mujeres para acabar con la violencia doméstica que se vive en el campo, enseñan a no robar desde algo material hasta el tiempo, educan acerca de la adopción de perros e inculcan el debido trato que se debe dar a estos, también fomentan el hacerse un auto análisis continuo. Creen en formar seres holísticos, que aprendan a respirar y a meditar. Saben que si crecen sus empleados, crecen como empresa.

Florsani ha demostrado que es más que una finca que exporta flores. Es una empresa que quiere cambiar el mundo. Cuando yo escribo de algo en mi blog, y lo he dejado muy claro varias veces, es porque realmente lo recomiendo. La filosofía de Florsani me cautivó, porque es esa responsabilidad empresarial donde la forma de pensar y actuar de todos sus empleados tiene que regirse por un objetivo: generar vida plena para todos. Esto es algo que todas las empresas deberían buscar.

P.d. Para la gente de Quito, estoy haciendo un giveaway de un bouquet de flores en mi Instagram así que vayan y sigan los pasos!!

Anuncios

Un comentario

Los comentarios están cerrados.