BodyNSoul

Reconstruyendo nuestras nociones sobre la alimentación


La comida es una fuente de nutrición, energía, bienestar, salud, autoestima e integración. No todos disfrutamos de comer tanto como otros pero todos necesitamos preocuparnos por lo que comemos. Es ahora más común encontrarnos con mucha información sobre nuevas tendencias de alimentación, dietas que prometen resultados rápidos, programas alimenticios caros y que tienen efectos a corto plazo pero que a largo plazo afectan nuestra salud, en fin, existe un sinnúmero de alternativas que no hacen más que confundirnos.

A lo largo de mi vida tuve una relación compleja con la idea de comer, a veces fui feliz comiendo, otras veces estuve tan preocupada de lo que comía que terminé sintiéndome de manera negativa hacia la idea de comer por completo, lo cual hacía que cuente calorías en vez de pensar en nutrición. Creo que las mujeres, especialmente, vivimos una relación compleja con la comida e incluso en algunos casos hemos experimentado relaciones poco sanas con ciertos alimentos, lo cual se convierte en hábitos poco sanos.

En esta nota, me gustaría hablarles sobre desarrollar buenos hábitos alimenticios como un plan de vida, y para ello vamos a desmitificar algunos de los prejuicios más comunes sobre llevar una vida saludable. Quiero empezar planteándoles la idea de que TODO empieza por una buena alimentación, estar bien por dentro nos permite sentirnos bien por fuera y eso dispara una cadena de bienestar en nuestras vidas. Cuando comes bien tienes más energía, tu humor mejora y en general tu cosmovisión se vuelve más optimista, tu cerebro trabaja mejor ya que cuenta con las calorías necesarias para desarrollar las funciones neurológicas, tu cuerpo se ve bien y se siente más ligero y sano, y tu autoestima mejora.

Pienso que el estigma más marcado que tiene la alimentación saludable es que no sabe tan bien como su alternativa: comidas procesadas y con muchas salsas, altas en calorías vacías. La buena noticia es que se puede comer sano y riquísimo, la mala noticia es que el cuerpo y sobretodo el paladar requiere de un periodo de  adaptación. El comer bien no se trata de dietas temporales, si no de que comer bien se vuelva un estilo de vida, acompañado de nuevos hábitos, aprendizajes y consciencia. Como todo lo que vale la pena en la vida, no viene fácil, pero se empieza por una idea y un plan.

Una idea preconcebida sobre la comida saludable es que se debe contar calorías. Las calorías no son malas, son fuentes de energía. Lo importante es consumir buenas calorías y no tendrás que preocuparte por la cantidad. Es decir, no hay que reducir porciones, ni pasar hambre, solo hay que saber escoger nuestra comida. Comer más, comer más seguido, pero bien. ¿Qué significa comer bien? Buenos alimentos, con menos ingredientes, frescos, naturales y nutritivos.

Otra noción incorrecta es que una misma dieta saludable funciona para todos los organismos. Comer saludable es saber alimentar tu cuerpo en función de tu estilo de vida y conociendo tu cuerpo. Esto significa que cada persona tiene necesidades particulares que deben ser tomadas en cuenta. Para encontrar la mejor estrategia para ti, debes primero trazar metas en función de la actividad física que realizas, como funciona tu metabolismo, limitaciones o preferencias alimenticias, así como presupuesto y ubicación geográfica.

Otro mito sobre la alimentación saludable es que las grasas engordan y son dañinas. Estas pueden ser muy buenas, ya que aportan a la salud cardiovascular, es una fuente de vitaminas, mantiene la piel saludable y ayuda a los niveles de energía.

Finalmente, olvídense de todas las veces que escucharon que comer en la noche engorda. No importa la hora a la que comas, ni cuanto comes, lo más importante es lo que comes. Siempre que se consumen más calorías de las que se queman (no solo se queman calorías haciendo ejercicio), el cuerpo se engorda, sin importar la hora a la que se coma la última comida del día. Mientras más tiempo el cuerpo pasa hambre, mayor es la probabilidad de comer demasiado y de comer mal.

Este es mi primer post dentro de este blog. Espero que les guste. Vamos a seguir hablando de alimentación, salud, bienestar, y autoestima. Son temas intrínsecamente relacionados y que suelen encabezar el listado de nuestras prioridades. Es importante enfatizar que cualquier interés en mejorar nuestros hábitos alimenticios, requiere de un cambio en estilo de vida.

 

Stephanie Ávalos 

TRIATLETA|FOODIE|ACTIVISTA DE LA MATA A LA MESA|PRODUCTORA ORGÁNICA|COCINERA AFICIONADA|EN PROCESO DE CERTIFICARSE COMO HEALTH COACH|AVENTURERA AMANTE DE LA NATURALEZ

Me encantaría recibir sus comentarios o dudas. Me pueden escribir a stephanie.avalos.c@gmail.com.

 

Anuncios