Mis sentimientos sobre ser mamá


 

Ser mamá es tener millones de sentimientos: amor, frustración, cansancio, tristeza, ira, estrés, alegría, compasión y miles de cosas más. Pero si de algo estoy segura es que todos esos sentimientos de amor y de alegría valen mucho más que cualquier otro y hacen que sentir frustración o cansancio valga toda la pena.

Siento que desde que soy mamá trato de ser una mejor persona. Tengo que ser un ejemplo para Emiliano, pero esto no quiere decir que él no haya visto lo peor en mi, al final de cuentas, soy humana y voy a cometer errores. Nadie es perfecto en esta vida, y las mamás que dicen que van a tratar de ser perfectas terminan haciendo lo mismo que decían que no iban a hacer. Es tan difícil la maternidad que esto parece, realmente, un trabalenguas.

Ser mamá es todo un reto. Tienes que luchar contra el cansancio, contra la frustración, tienes que mostrarte como la mejor persona; pero ¿es esto real? Tenemos que enseñar a nuestros hijos a ser los mejores humanos que puedan ser, eso, HUMANOS, si es así ¿por qué no mostrarnos como somos? Tantas veces mi mamá me ha dicho no llores en frente de tu hijo, no muestres el estrés del trabajo, etc.  Sin embargo, yo creo que mostrar mis sentimientos es importante porque va a enseñar a Emiliano a tener sentimientos. Durante muchos años escuché a mi tía decirle a mi primo los niños no lloran y a veces a mi mamá o a mi abuela se les sale esto con Emiliano. Realmente no lo acepto. Por qué solo las mujeres tenemos que ser las sensibles, las que mostramos nuestros sentimientos.

Ser mamá es la mejor experiencia de vida. Descubres nuevamente el mundo, pero esta vez desde los ojos de la persona que más amas en este mundo. El amor de madre es de verdad el más puro, nunca has aprendido a amar de verdad hasta que no tienes un hijo, porque nada va a ser más tuyo que él.