Los vestidos que no son de embarazo pero que toda embarazada debería tener


Cuando estás embarazada pasas por un montón de cambios y sentimientos encontrados. Por un lado tienes toda esta felicidad de saber que tienes un pequeño ser que está creciendo y que en unos meses vas a poder conocer; y por otro, sientas mucha inseguridad por cómo te vez y cómo te vas a ver después de dar a luz.

En mi primer embarazo y en este, tengo que confesar que lo que más he querido es estar y sentirme cómoda. Sin embargo, ha habido momentos en los que quiero verme bien y trato de arreglarme porque eso me da un boost de confianza. Aún así hay momentos en el embarazo que esto es complicado, especialmente en las primeras semanas del segundo trimestre. No tienes un cuerpo de embarazada todavía, pero tampoco tienes el mismo cuerpo que tenías antes; la ropa comienza a apretarte y no sabes qué usar. Si estas en una situación así, hoy te cuento sobre el tipo de vestido que es perfecto para esta etapa del embarazo.

Los vestidos estilo camisa son perfectos. Al ser anchos, esconden esos rollitos o pequeña barriga que puede aparecer (porque en esta etapa un día aparece y al otro se esconde). Son prendas que puedes utilizar tanto con tacos como con zapatos deportivos, por lo que son versátiles.

Este vestido de De Prati me pareció la pieza perfecta para mi clóset en estos momentos. De todos modos, me lo compré en una talla más grande, para que así lo pueda usar más adelante cuando tenga un poco más de barriga.

Lo mejor es que es un tipo de vestido que sirve para cualquier tipo de persona, estés embarazada o no, por lo que recomiendo a todas tener al menos uno en sus clósets.